Posteado por: movimientoporladefensadelmar | octubre 6, 2011

CELCO sembrando un futuro de pobreza: Los “vendidos” cumplen 4 años

CELCO sembrando un futuro de pobreza: Los “vendidos” cumplen 4 años

6 de octubre de 2011

                En 1996 nos enteramos de una grave amenaza a nuestro mar: la planta de Celulosa Arauco que se iba a instalar en Valdivia, uno de los grandes “proyectos” del presidente de entonces, Eduardo Frei, a la cual definían como la planta “más grande y moderna del mundo” y que “generaría empleos cercanos a las 5 mil personas”. Esa planta de celulosa, en su diseño inicial pretendía descargar sus residuos tóxicos en Mehuín, en nuestra playa grande.

La voz fue una sola y bajo la consigna ¡NO AL DUCTO! Comenzó esta larga lucha. Todos unidos, sin distinción alguna nos propusimos defender nuestro MAR, nuestro pueblo, nuestro futuro, nuestros alimentos y nuestra forma de vida. Todo estaba amenazado por un tubo gigantesco que quería contaminar y eso no se iba ni se va a permitir. “Mehuín tiene hijos agradecidos y conscientes” –decíamos- “el mar es nuestra madre, nos alimenta” decían otros; “el mar no es basurero”. Y fueron tantos los argumentos que nos sentimos firmes y fuertes en esta decisión: No al ducto de Celco en Mehuín.

Los intentos fallidos de Celulosa Arauco por realizar estériles EIA (Estudios de Impacto Ambiental que siempre terminan siendo aprobados, digan lo que digan), no dieron resultado. Fueron expulsados sus técnicos y se convirtió en la empresa enemiga del pueblo. Comenzaron las vigilancias por mar y por tierra, ollas comunes, la sirena de los Bomberos que con su alarma nos anunciaban que el peligro se acercaba, en algún intento de Arauco por conseguir las muestras que necesitaba. “Si los obtienen serán aprobados”, decían.  “Así funciona el sistema ambiental” dijeron. Entonces había que evitarlo y aun arriesgando sus vidas, muchos pescadores y Lafkenche salían al mar a cuidar nuestro mayor tesoro, la pureza de nuestro territorio.

Avanzaron los años, otros gobiernos y otro presidente que dio un nuevo respaldo político al proyecto del ducto, en lo que fue la tónica de la Concertación. Ricardo Lagos anunciaba en Valdivia, a principios de agosto de 2006 y para silenciar a quienes gritaban protestando por el desastre en el Río Cruces: “el ducto se irá al mar”, esa fue toda su solución a la contaminación del río Cruces y eso significaba hipotecar Mehuín.
A los días de ese anuncio comenzaron los intentos nuevamente por realizar los EIA. Vinieron los disparos de la Armada contra los defensores del mar. El 17 de agosto de 2006 fue “La Batalla Naval de Mehuín”, donde no pudieron realizar sus estudios y como había pasado en oportunidades anteriores, sus barcos fueron expulsados por las embarcaciones artesanales de la zona. Otro triunfo decíamos, aun con la impotencia de ver cómo las Fuerzas Armadas ayudaban a la empresa del empresario de origen italiano, en desmedro de los habitantes, trabajadores y visitantes chilenos.

¿Pero qué paso en octubre de 2007? ¿Dónde quedaron las promesas al mar? Porque algunos decían: “voy a defender el mar como si fuera mi madre”. ¿Podrá una madre cambiar tanto, como para confundirla con el enemigo? ¿Y el orgullo por haber expulsado una y otra vez la amenaza dónde quedó? Dijimos claramente, lo sabía: “esa empresa va a ofrecer dinero y proyectos, pero no hay que aceptar nada, es mejor un pueblo humilde pero honrado”.

¡Y se vendieron! Un 7 de octubre se vendieron al enemigo, entregaron su orgullo, su conciencia y su dignidad por unos pocos pesos. Firmaron un contrato diciendo que ya no defenderían más. Por dinero dejaban la lucha después de 11 años.  Ahora, debían cumplir el “Convenio de colaboración y asistencia recíproca con Arauco”. ¡Feliz aniversario como Vendidos! 4 años cumplen siendo títeres de una empresa corrupta, de una empresa que disfraza de futuro la contaminación.

“Sembremos futuro” dice su eslogan y ustedes lo creyeron. Y su futuro fue cumplir órdenes, amenazar a los compañeros de lucha, al amigo, al vecino, al familiar.

Comenzó la violencia en Mehuín, violencia promovida por CELCO.  Casi sin darse cuenta y tras la aparición de nuevos cheques, los Angelini y su asesor Tironi fueron haciendo caer en sus redes a los que ellos pensaban eran los dueños del Mar.

La lucha no dependía de quienes vivían en la caleta, de allegados, forasteros y habitantes de paso. Sino de todos los que respetamos el mar, mas allá de lo económico. Porque el mar no es solo agua salada, el mar es vida que da más vida. Pero para eso debe estar limpio, sin ducto y sin vendidos rondando, ahogados por las deudas y con los ojos tapados con unos cheques que no son otra cosa que migajas. Eso a lo que se acostumbraron con CELCO. Eso que es todo lo que ofrecen: contaminar nuestro mar, nuestro río, nuestras familias y dejarnos sin nada más que el recuerdo de un pasado en que estuvimos unidos. ¿Eso es sembrar futuro? ¡No al ducto!

Celulosa Arauco no pudo terminar con el Comité de Defensa del Mar. Su plan fracasó.

 

Movimiento Por La Defensa del Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: