Posteado por: movimientoporladefensadelmar | septiembre 22, 2009

Relator de la ONU cuestionó el obrar de Celulosa Arauco y llamó al Estado de Chile a consultar antes de actuar

Relator de la ONU James Anaya cuestionó el obrar de Celulosa Arauco y llamó al Estado de Chile a consultar antes de actuar

anaya-hualme

22 de septiembre de 2009

 

En su reciente informe titulado “La situación de los Pueblos Indígenas en Chile: Seguimiento a las recomendaciones hechas por el Relator Especial Anterior”. James Anaya -Relator Especial de la ONU / The NU Special Rapporteur- basándose en la visita del 5 al 9 de abril de 2009 retomó algunos puntos abordados con antelación por Rodolfo Stavenhagen, quien visitó Chile el año 2003.

 

Duro resulta constatar que inclusive una vez ratificado y a pocos días de la entrada en Vigencia del Convenio 169 de la OIT, el actuar del gobierno de Chile, deja mucho que desear y no se condice con el supuesto plan de reconocimiento. En ese sentido, el Pacto Re-Conocer, se ha transformado en otra maniobra más de encubrimiento de una política de despojo en contra de los Pueblos Originarios.

 

Particularmente interesante resultó lo señalado por Anaya:

 

“el Relator Especial ha recibido alegaciones que en algunos casos específicos de inversión actualmente en curso, no se están cumpliendo los requisitos del Convenio, incluidos los siguientes casos en el sur del país:

 

(…)

 

Plantas de celulosa (de las empresas CELCO S.A., Celulosa Arauco), que causan la contaminación de cursos de río, incluyendo la contaminación del Sitio Ramsar Río Cruces en territorio de comunidades mapuche Lafkenche. Durante el 2008 CELCO siguió adelante su propuesta para la construcción de un ducto al mar para botar sus desechos contaminantes afectando las comunidades Lafkenche de Mehuin, Misisipi, Maiquillahue, Chan Chan y Quillalhue, en la región de los Ríos”. (p. 18)

 

Asimismo, el Relator Especial hizo presente que el artículo 15 del Convenio Nº 169, establece lo siguiente:

 

Artículo 15

 

1) Los derechos de los pueblos interesados a los recursos naturales existentes en sus tierras deberán protegerse especialmente. Estos derechos comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización, administración y conservación de dichos recursos.

 

 

Contundente es la argumentación presentada y que viene a respaldar las gestiones del Comité de Defensa del Mar, quien ha sostenido desde hace más de 13 años que el ducto no debe llegar al mar y que Celulosa Arauco ha obrado mal, dividiendo a la comunidad, fomentando el odio social y la violencia. En las conclusiones del informe de Anaya, puede leerse:

 

“55. En el caso de proyectos ya operativos de inversión industrial y de extracción de recursos naturales, se deben aplicar procesos de consulta con respecto a sus impactos en los derechos, tierras y territorios de comunidades indígenas y tomar todas las medidas de mitigación de impactos, reparación y justa compensación a las comunidades indígenas afectadas.

 

56. El Relator Especial enfatiza la necesidad de realizar consultas en relación con cualquier proyecto que pueda afectar las tierras, territorios y otros recursos de alguna comunidad indígena— tanto al interior como al exterior de las denominadas “Áreas de Desarrollo Indígena”—de conformidad con las normas internacionales aplicables”. (p. 27)

 

A la luz de este documento, resulta claro que el planteamiento del Comité de Defensa del Mar, de las comunidades mapuche-lafkenche y de los pescadores artesanales tanto de Mehuin (Región de Los Ríos) como Queule (Región de la Araucanía) y las otras caletas que han manifestado su rechazo al ducto al mar, cuenta con el respaldo de la legislación internacional, que pasa a engrosar el respaldo ya brindado por la Ley Lafkenche.

Al parecer, el Estado chileno tendrá que dar explicaciones a los organismos internacionales y no podrá en esta ocasión hacer oídos sordos o valerse de subterfugios legales, interpretaciones, códigos hechos a medida y autoridades que responden a órdenes de Santiago sin apersonarse.

 

Las cosas cambiaron desde antes del 15 de septiembre del 2009. Ya lo habían manifestado las autoridades tradicionales, las comunidades y los pescadores en el Trawun de Mehuin el 12 de septiembre cuando simbólicamente se marcó la entrada en vigencia del Convenio 169 de la OIT. el NO al ducto, sigue firme y más fuerte:

Movimiento Por La Defensa del Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: