Posteado por: movimientoporladefensadelmar | mayo 6, 2009

“Abril distractivos mil”: Aclaraciones sobre el ducto contaminante que pretende construir Celulosa Arauco en Mehuín

“Abril distractivos mil”: Aclaraciones sobre el ducto contaminante que pretende construir Celulosa Arauco en Mehuín

 img_0335

6 de mayo de 2009

 

I.- Las voces de los mapuche-lafkenche de Leufumapu y el encuentro en Piutril

 

Tras la visita de personeros de la CONAMA a Mississippi en el recién pasado mes de abril -invitados por la Junta de Vecinos y no por las comunidades- los integrantes de la Comunidad Mapuche Leufumapu, sacaron un comunicado dejando muy clara su postura frente al intento contaminante de CELCO.

Sin más rodeos, presentamos dichos documentos (por si alguien no los vio antes) e invitamos a reflexionar sus puntos:

 

“Comunicado público: Comunidad Mapuche Leufumapu de Mississippi

 

                                                                                                         17 de abril de 2009

 

En el marco de la Consulta ciudadana impulsada por el Gobierno  de Chile en relación con el caso Celco y ante la visita realizada por la CONAMA a nuestra comunidad el día 14 de abril de 2009. Nuestra Comunidad Leufumapu  deja en claro: 

 1- Estamos convencidos de que los supuestos EIA presentados por la empresa Celulosa Arauco NO han sido realizados en el sector de la bahía de Maiquillahue.

Socios y verdaderos pescadores que luchamos por nuestra fuente de trabajo y por el futuro de nuestros hijos, no creemos que la empresa haya realizado los supuestos EIA que ha presentado, hemos estado alerta todo el tiempo.

 2- También queremos desmentir los dichos de algunos dirigentes que han firmado el “Convenio de Colaboración y Asistencia Recíproca” con Celco en los cuales señalan que nosotros no somos habitantes del sector para oponernos a un ducto al mar de Celulosa Arauco.

 3- Nuestros antepasados fueron, nosotros como Mapuche Lafkenche somos y nuestros hijos son y serán de este territorio y nadie tiene derecho a decirnos que somos “minoría” o “población flotante”.

 4- Como Mapuche Lafkenche sabemos leer muy bien no sólo las letras y sus significados, sino también los signos de la naturaleza, de la cual somos parte y a la cual defendemos, porque al defenderla aseguramos nuestra propia existencia y la de las futuras generaciones.

 Por eso seguiremos diciendo NO al DUCTO al MAR, SÍ a la VIDA, cuidemos la naturaleza, ya que nuestro Chao Dios nos sigue dando mucho Newen.

 

Comunidad Leufumapu

Mississippi

Lafkenmapu”

 

Tras dicha visita, las comunidades mapuche de la zona se reunieron en Piutril el 19 de abril, al norte del río Lingue -que une y separa Mehuin con Mississippi-  emandando de dicho encuentro un comunicado, que señaló:

 

“DECLARACIÓN PÚBLICA:

Comunidades Lafkenche se manifiestan sobre “participacion ciudadana” caso CELCO

 

Las comunidades mapuche lafkenche abajo firmantes, reunidas el día domingo 19 de abril de 2009 en el territorio de Piutril, declaran a la opinión pública lo siguiente:

Kiñe. Expresamos tajantemente que no participaremos en el proceso de “participación ciudadana” que realiza la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) en el marco de la tramitación del Estudio de Impacto Ambiental presentado por Celulosa Arauco y Constitución. En efecto, este procedimiento corresponde a otro de los tantos espectáculos de “participación” que acostumbra levantar el gobierno en Chile y que de acuerdo a las declaraciones hechas por los propios funcionarios de CONAMA “no posee un carácter vinculante” que considere la oposición de nuestras comunidades a la construcción de un sistema de desechos tóxicos al mar en la Bahía de Maikillawe.
Este proceso de “participación ciudadana” no cumple con los términos y objetivos que establece el derecho internacional y los instrumentos ratificados y vigentes en Chile en materia de consulta y participación indígena. Por lo tanto, no legitimaremos un montaje, espectáculo y fraude de “participación”.

Epu. Como comunidades Lafkenche somos herederas de una rica cultura y territorio marítimo que por siglos nuestros antepasados resguardaron y protegieron. Por lo tanto, somos conscientes y sabemos mejor que nadie las graves consecuencias que hasta entonces ha tenido el accionar de la Empresa Celulosa Arauco y Constitución (CELCO) en nuestros territorios, del grave atentado a nuestros derechos humanos y a nuestra vida económica, social, cultural y religiosa que significa la construcción de un sistema de descarga de desechos tóxicos que atravesaría nuestro territorio histórico y desembocaría en el mar (Lafken).

Kila. Constituye un acto de irracionalidad pensar que la construcción de un ducto o sistema de descarga de desechos tóxicos no afectaría gravemente el medioambiente, la vida de las comunidades lafkenche y de la población no mapuche que habita en la actual Comuna de Mariquina. En efecto, la Empresa Celulosa Arauco y Constitución posee un extenso y grave repertorio de irregularidades judiciales, desastres medioambientales y sociales en Chile. Por citar algunos de estos antecedentes mas cercanos, mencionamos la contaminación del río Cruces, la muerte de los cisnes de cuello negro, y las graves violaciones a los derechos humanos en población que habita en los sectores de Mehuín y Misisipi, las cuales han sido objeto de una violencia organizada y de la división social generada a partir de la intervención que la empresa CELCO ha tenido en la zona.
Por lo tanto, todo indica que el proyecto de construcción de un sistema de descarga de desechos tóxicos que atravesaría nuestro territorio histórico y desembocaría en el mar, de materializarse sería otro de los tantos desastres medioambientales, sociales y culturales protagonizados por CELCO.

Meli. En virtud de lo anterior y de la grave amenaza que constituye el proyecto de construcción de un ducto al mar, para descargar los desechos tóxicos de la Planta Valdivia de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO), reafirmamos nuestra intransable posición de defensa del borde costero, de nuestros derechos colectivos y del legítimo derecho a la vida y el buen vivir para las actuales y futuras generaciones.
Nuestras comunidades poseen derechos históricos sobre los territorios y ecosistemas por los cuales piensan construir un ducto al mar, derechos que son reconocidos en distintos instrumentos jurídicos que resguardan los derechos de los pueblos indígenas, que han sido ratificados y aprobados por el Estado chileno y que por su carácter vinculante éste se encuentra obligado a respetar y cumplir. Entre ellos el Convenio 169 de la OIT.
No transaremos el ejercicio de tales derechos y desarrollaremos las acciones necesarias para que éstos sean respetados, particularmente aquellos relativos al respeto de nuestro territorio y recursos naturales.

Kechu. Declaramos inválido el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Celulosa Arauco y Constitución a la Comisión Regional del Medioambiente de la Región de los Ríos, en tanto dicho estudio jamás fue realizado tomando las muestras en aquellos puntos de tierra y mar que debieran sustentar su informe. En efecto, la prolongada vigilancia y defensa que realizaron las personas articuladas en el Comité de Defensa del Mar, impidieron en todo momento el acercamiento de embarcaciones y la toma de muestreos en aquellos puntos en que debieron realizarse. Igualmente, el estudio presentado por CELCO carece de antecedentes empíricos en materia socioantropológica, desconoce y distorsiona profundamente la territorialidad mapuche Lafkenche, los significados que posee cada uno de los espacios y ecosistemas que integran nuestro territorio, así como los impactos que tendría la construcción de un sistema de descarga de desechos tóxicos que atravesaría nuestros territorio histórico y desembocaría en el mar. Principal fundamento de nuestra identidad, cultura y vida económica, social y religiosa que se encuentra gravemente amenazada.

Kayu. Por las razones expuestas anteriormente, reafirmamos nuestra posición de defensa y resguardo de nuestro territorio, borde costero y mar, así como del conjunto de derechos que han sido reconocidos en instrumentos jurídicos como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración Universal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.
Frente a nuestros derechos, existen sólo dos opciones, la primera es su respeto, la segunda su violación. El accionar que hasta entonces ha tenido CELCO en nuestros territorios, la posible construcción y operación de un ducto al mar, así como el intervencionismo político demostrado por el Gobierno y la clase política chilena a favor de la empresa, demuestran claramente que en nuestro caso han seguido el segundo de los caminos. Es decir, la violación de nuestros derechos.

Reafirmando nuestra intransable defensa del Lafkenmapu, de nuestros derechos colectivos y del derecho a la vida para las actuales y futuras generaciones.

Comunidad Winkul Mapu Yeco
Comunidad Piutril
Comunidad Rayen Lafken
Comunidad Rehue Lafken
Comunidad Villa Nahuel”

 

 

II.- Las sorpresivas reuniones “informativas” (ni consultivas ni vinculantes) de la CONAMA / COREMA

 

Tal como refleja el comunicado y como revelan los hechos, La CONAMA organiza reuniones más preocupada de la convocatoria que de los temas a tratar; sus funcionarios que de paso matan el tiempo y justifican el sueldo, hacen como que escuchan y se van.

¿De qué sirve “informar” si no se recoge las demandas de los habitantes del Lafkenmapu? ¿De qué sirve que se anuncie con bombos y platillos la Ley Lafkenche del Borde Costero si es ése, el mismo mar que se pretende contaminar?

Una consulta verdadera, es un diálogo a la usanza tradicional y eso no se ha dado.

No hablamos de una exposición de “platas invertidas”, de números que no se traducen en un “Nuevo Trato”, de un latoso monólogo o de una consulta  inconsulta como la que a partir del 13 de abril dice llevar a cabo MIDEPLAN (representado por la Ministra Paula Quintana), quien hizo ese mismo mes una rimbombante  presentación de los “avances en materia indígena” en el Congreso; mientras el Senador UDI (y ex miembro de la Armada, señor Arancibia) hablaba de “terrorismo” responsabilizando de todos los males del sur a los mapuche, tal como hace más de cien años atrás hiciera Benjamín Vicuña Mackenna, antes de la Ocupación Militar de la Araucanía. ¿Cuál es el avance si se niegan hoy como ayer los derechos?

Lo que el Estado chileno tiene que Re-conocer es el constante abuso y las reiteradas violaciones a los derechos fundamentales.

Sabemos que usted también está relacionado con el mar que defendemos.

No queremos ni el ducto, ni supuestas consultas inconsultas.

Queremos vivir en paz, sin contaminación y en armonía.

¿Con quién tenemos que hablar?

Siga atento, seguiremos diciendo: ¡No al ducto!

(Y esperamos que pueda escucharnos).

 

http://video.google.com/videoplay?docid=2987229767046047335&hl=es

 

Movimiento Por La Defensa del Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: